Amanecer desde la 402

Amanecer desde la 402

Recuerdo lo que sentí cuando, por primera vez, subí a esa terraza. Fue en 2014, el edificio estaba destrozado por el paso de los años, y llegar al quinto piso era peligroso por aquella escalera empinada que muchos vecinos de la villa conocieron. Ya no queda nada de...